Hablar de congeladores puede parecer extraño e inapropiado pero, tranquilos, no explicaré su funcionamiento o sus características, solo hablaré de lo importante que me parece en nuestro caso contar con un gran espacio para poder almacenar y congelar productos.

Al principio, como en la mayoría de las casas, solo contábamos con el congelador del frigorífico familiar. Esto terminaba siendo bastante difícil, ya que cada vez que necesitabas incorporar un alimento nuevo a este congelador tenías que poner en práctica el famoso juego “tetris” para conseguir introducirlos.

Cuando vas al supermercado afortunadamente cuentas con un gran número de productos aptos para nosotros, pero otros muchos es imposible encontrarlos en estas superficies. Por lo tanto a menudo hay que realizar pedidos para tener tu “almacén” en casa y éstos tienen que tener un tamaño mínimo para que compensen los gastos de transporte. Parte de estos productos son perecederos. Una cantidad importante de productos perecederos y un solo consumidor puede dar como resultado muchos productos a la basura…. pero esto no ocurre gracias a nuestro congelador.

Por otra parte cocinar croquetas, empanadillas, pimientos rellenos, pizza…todo requiere tiempo y esfuerzo. Sin duda parece muy útil cuando vas a realizar alguno de los platos mencionados y otros muchos, hacer más cantidad de la que vas a consumir y guardarla congelada, es una forma muy fácil de tener siempre reservas y evitar una dieta monótona. Si cada vez que te apetecen croquetas tienes que elaborarlas partiendo de cero, la mitad de las veces no comerías. O un día que llegas cansado y no te apetece cocinar ¿Por qué no tener tu también la opción de sacar una pizza del congelador y limitarte a meterla en el horno?

Aunque todos los alimentos no son aptos para congelar, yo desde mi experiencia me comprometo a indicaros cada vez que publique una receta, en el caso de que alguna vez la haya congelado cual ha sido el resultado. También os animo a que si en alguna receta yo no os puedo contar esa experiencia porque nunca la he puesto en práctica que nos contéis vuestro resultado.

En definitiva, es necesario  tener dos lugares fijos de almacenamiento para Sin títulonuestros productos, uno para congelados y otro para el resto de alimentos. Es importante que cuando abrimos nuestro congelador o nuestro armario veamos diversidad de productos, tengamos la sensación de disponer de numerosas opciones para alimentarnos. Si esta práctica se extiende también a aquellas casas de amigos o familiares que más frecuentamos, tanto mejor.

Cocinar nuestras recetas cuando nos apetece puede ser un placer, cocinarlas por obligación, una molestia. El congelador, y el armario con diversidad de productos, nos acercarán al placer de nuestra dieta. ¡Sin duda!

Otra de las cosas útiles que veo en esta técnica es que es muy sencillo que amigos, familiares o casas donde estos metabólicos suelen comer frecuentemente, tengan un rinconcito para ellos, y su alimentación en estos casos también pueda ser variada, no solo en sus casas.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Scroll al inicio