PKU.es

Historia de un refugiado PKU: La familia da la cara

Historia de un refugiado PKU: La familia da la cara

On Julio 16, 2017, Posted by , In Pensando la PKU, With No Comments

Cuando publiqué la primera entrega de la historia, se lo comenté inmediatamente a Rahim. “Es hora de que la gente sepa que ha pasado y qué está pasando. Por supuesto, os garantizo anonimato” – añadí recordando que al principio la familia estuvo muy reacia a que se vieran sus caras, por miedo a que se les identifique y mande a casa. “No, por qué sin nombres” – me respondió el padre – “es hora de que nos vean”

Así hago, y publico las fotos del campamento de Katsikas, en la que estuvo la familia los primeros meses de su estancia en Europa. OS lo quiero enseñar para que os hagáis una idea de lo complejo que puede ser gestionar una dieta PKU en estas condiciones.

Fotos del campamento:

Además, he decidido que aparte de mi versión de la historia, daré voz a la propia familia en las entrevistas, para que os den su versión de los hechos. Ellos saben mejor qué les ha pasado; yo a veces lo pongo en contexto, relativizo, intento entender. Ellos lo viven.

El lenguaje… ¡Aj, eso de comunicarnos ha sido la tarea más ardua! No solo para mí, como ya veréis a lo largo de esta historia. Hablamos en un lenguaje de simpatía y buenas ganas, muchos dibujos y cada vez más inglés, porque la familia va aprendiendo. De vez en cuando conseguimos traductores. Aj, Simón, Nazanin, ¡amigos que en momentos críticos ponen su dominio de lengua farsi al servicio de la PKU! Mención aparte se merece Sahand, brillante estudiante de traducción de Estados Unidos, con el que concertábamos conversaciones a tres partes por skype a horas muy raras… Pero para contaros quién es Sahand, os tendré que contar mucho más. Todavía no es el momento.

Ahora solo quiero que conozcáis a Eila, tal y como lo conocimos nosotros el verano pasado. Quiero que lo conozcáis para que podáis comprender por qué, un año después, seguimos tirando de hilos y contactos casi imposibles para que esta situación se aclare de una vez por todas.

Así que esta historia se escribirá a dos voces, pero no faltarán opiniones de los que estaban y están al lado de la familia.

Nos ayudas si compartes...Share on Facebook29Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *