PKU.es

¡ALIMENTOS! Una palabra clave para el mundo de los metabólicos

¡ALIMENTOS! Una palabra clave para el mundo de los metabólicos

On enero 10, 2016, Posted by , In Y entonces..., me hice nutricionista, With 3 Comments

¡En nuestro planeta contamos con miles y miles  de alimentos básicos! Es en este punto cuando los pacientes metabólicos cambian la sonrisa por una mueca de tristeza. Cuando tenemos que explicar nuestra enfermedad, terminamos antes contando los alimentos que tenemos permitidos, ya que si enumeramos todos los prohibidos… ¡no terminamos nunca!

Queda claro que al eliminar carnes, pescados, legumbres, frutos secos… y un etcétera muy largo la cantidad ya no se ve tan inmensa. Mejor dicho la cantidad se ve pequeñísima. Y así la he visto yo durante años. Esto, popularmente, se llama ver el vaso medio vacío. Pero si ves el vaso medio vacío quiere decir que también se puede ver medio lleno.

Tenemos que tener en cuenta y más aún en estas enfermedades, todo lo que nos puede aportar un alimento, tanto nutricionalmente hablando como refiriéndonos a sus características organolépticas (sabor, textura, olor, color…), estas últimas de vital importancia ya que el bocadillo de tu amigo en los recreos puede resultar mucho más atractivo que el tuyo.

Posiblemente, si realizásemos un experimento con todas estas “cos2695699572_ffbbfa1994_bas” que llamamos alimentos, y las pusiéramos en una habitación oscura, recurriendo al tacto para ver qué diferentes pueden ser entre ellas, tomaríamos más conciencia de su diversidad. Veríamos que unas son líquidas, otras muy sólidas y consistentes. Unas son grasas, otras esponjosas… nos encontraríamos con una sorprendente variedad de texturas identificadas simplemente tocándolas. Esta variedad se llena de múltiples matices cuando recurrimos al gusto en vez de al tacto. Podríamos hablar de una inmensa variedad de texturas. Esto hablando solo de alimentos básicos. Si recurrimos a la combinación de texturas estas son ya innumerables.

Bueno, llegado este punto lanzo una sentencia: Solo con los, aparentemente pocos alimentos bajos en proteínas, que han superado el filtro dejando atrás miles y miles, podemos generar tal cantidad de texturas, sabores y aromas apropiados para los fenilcetonúricos y demás metabolopatías que resultará imposible llegar a probar todas. Esto es ver el vaso medio lleno y es como, sinceramente, yo lo veo ahora. Entre todos podemos intentar poner  en práctica la construcción del gran mapa de las texturas, del gran mapa de los alimentos bajos en proteínas, básicos o complejos, conocidos o recién inventados,…, yo pondré mi granito de arena semana tras semana.

Nos ayudas si compartes...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0Email this to someone
email
Print this page
Print

3 Comments so far:

  1. Laura dice:

    Pues te seguiremos semana a semana. Me ha gustado mucho y cuando coma voy a intentar centrarme en los matices. Muy interesante cristina

  2. Leyre dice:

    Esa es la actitud!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.